Luego de que ambos se metieran en octavos de la Libertadores, Lanús goleó 4-1 a San Lorenzo en el Gasómetro y se acomodó a dos de la punta. El equipo de Bauza no jugó bien y dejó escapar la chance de treparse a la cima.

Los dos venían de clasificar a octavos de la Copa Libertadores con grandes partidos y, con el cansancio a cuestas, les tocó medirse en un campeonato que de tan parejo le da chance de soñar a (casi) todos. Pero el Ciclón estuvo lejos de cualquier hazaña y recibió una dolorosa paliza en el resultado y, por momentos, también en la cancha. Fue 4-1 para un Granate que le sacó el jugo a sus pibes y, de paso que bajó al último campeón, se acomodó a dos puntos del líder.

Con el cansancio igual repartido en las piernas de los dos, Lanús salió a hacer su partido y fue al frente contra un equipo no podía hacer pie. Y en ese tiempo, luego de que Torrico lo salvara dos veces, hubo lugar para que gritaran dos créditos de Inferiores como Astina y Valdez Chamorro, ambos desde afuera del área y contra el palo izquierdo. Era merecido, puesto que su rival apenas había llegado una vez con Correa.

Pero Bauza les lavó la cabeza a los suyos en el vestuario y en el complemento se vio otro equipo, decidido a acortar distancias en la chapa. Agarraron la pelota Mercier y Romagnoli, San Lorenzo creció y Kalisnki puso un descuento que parecía vaticinar algo más. Sin embargo, en el mejor momento del Ciclón, el Pulpito González la colgó de un ángulo y despertó a los que soñaban en la fría noche del Bajo Flores.

El Grana incluso tuvo tiempo para decorar el score con otro grito de Chamorro, con San Lorenzo ya vencido. Antes de visitar a Boca en la semana, el equipo de Bauza quedó a tres de la cima y la obligación será de ambos. Lanús, en tanto, recibirá al Santos Laguna con la idea de tener un desempeño similar al 4-1. Y sí, está mucho más copado.

Fonte: Olé